Para un hermano

por Fer Población

Ayer el viento me susurró tu nombre… y sonreí. Fue una sonrisa sincera, plana, llena. De esas que empiezan en los dedos de los pies y te llegan hasta la parte de atrás de la cabeza. Ayer me acordé de ti y volví a sonreir. Recordé cómo vas repartiendo alegría por el mundo, cómo estás preparado para cualquier batalla a favor de lo justo, cómo tomas las armas y te olvidas de ti mismo si alguien te necesita. Sonreí de nuevo.

Y pensé que en el mundo falta gente como tú. Personas que dejan huella y marcan un antes y un después de conocerlos. Personas de las que puedes presumir muy orgulloso de conocer. Pero yo sí tengo esa suerte.

No dudes, no pares, no flaquees. Me tienes a tu lado.