Monumentos ajenos

por Fer Población

Empecemos por una confesión, llevo más de dos años viviendo en Madrid y no he ido a ver el museo del Prado (fui hace unos diez años), no he visitado el templo de Nebot, ni me he pasado a ver la Almudena. Lo curioso del caso es que estoy seguro que si algún amigo viniera a Madrid con afán de turista, sería la excusa perfecta para hacer todas estas visitas. ¿Por qué simplemente me paso yo a ver estos monumentos/lugares de interés si los tengo a tiro de piedra? Simplemente porque lo tengo tan sencillo que siempre pienso que puedo ir mañana, y mañana, y mañana…

Lo más divertido del caso es que soy de los que cuando voy a una ciudad que no conozco me gusta patear y verlo todo. Herencia adquirida de las jornadas maratonianas a las que con ley marcial nos imponía mi madre en los viajes. Y sin embargo lo que tengo más cerca no lo aprecio. Me temo que no soy el único.

Creo que tenemos esa tendencia en general que me parece algo absurda… nos gusta, apreciamos y admiramos lo que viene de lejos ninguneando lo que tenemos al lado. Es un rasgo del carácter español que no acabo de comprender, pero que me temo comparto. En fin ¿alguien me acompaña al Prado?

Anuncios