chaqués de usar y tirar

por Fer Población

Después de un par de meses y unas cuatro pruebas (no digo que sea mucho, sólo digo que ha sido así) ayer por fin me pude llevar mi chaqué nuevo. Bueno… más que chaqué nuevo, mi chaqué, que sino parece que tengo varios y no es así. El caso es que cuando comenté a varias personas que me iba a hacer uno el comentario general era… Pues vaya tontería. Total si es para usarlo sólo un día. Yo para la boda de mi amigo Manolo (por ejemplo) me fui a una tienda que me costó 150 euros alquilarlo y además lo estrené yo…. Oye ya es casualidad. Todo el mundo que ha alquilado un chaqué lo han estrenado ellos ¿Serán chaqués de usar y tirar? Sino no me lo explico. Igual es que en la tela de estos chaqués las mafias introducen droga o algo así… sino no tiene sentido.

Y es que a la gente le encanta darte leccioncitas con lo que compras o dejas de comprar, lo curioso es que todo el mundo lo hace a posteriori. Te compras una camisa… anda pues yo conozco un sitio que te venden esta misma camisa a la mitad de precio… ¿no podías habérmelo dicho antes?

Pues sí, me he comprado un chaqué. No sólo eso, sino que me lo he hecho ha medida. Y sí, puede que me lo vuelva a poner dos veces más en la vida. Pero me apetecía, me hacía ilusión y me sienta genial (sé que queda muy presuntuoso decir eso, pero es cierto).

El agobio de mis paredes pistacho y mi pseudovida en Madrid se sobrelleva a base de pequeños detalles como éste. No es consumismo, es reilusionarse.