Amigos por pelotas

por Fer Población

Ayer, como casi todos los españolitos, estuve viendo el partido de España. En mi caso en un bar (querencia a tablas que tiene uno). Fueron unas dos horas de emociones, sustos, gritos, saltos… y en este caso, como viene siendo habitual últimamente, con un final feliz. Pero no, no os voy a hablar de fútbol. Lo que me llamó la atención pasó al terminar el partido.

Se me acercó un chico, me saludó y me dijo “hola soy Manolo (lo mío con los nombres no es normal, no recuerdo ni uno oye) es que hemos visto el partido juntos… habrá que presentarse”. Curioso. El ver el partido ya era un nexo de unión, era algo que habíamos vivido juntos, era algo que no habíamos decidido, pero habíamos compartido.

Y es que es verdad que al final conoces a personas de las formas más insospechadas. Dejando de lado romanticismos de película en plan el amor puede estar en cualquier parte, prefiero pensar que puedes hacer amigos hasta viendo la tele. Y tal y como están las cosas… hay que hacer amigos, que eso es gratis.

Anuncios