Mesa para uno

por Fer Población

Una de las cosas que más me molesta es tener que comer solo. La verdad es que me ha pasado pocas veces, siempre trato de evitarlo. Pero las veces que me ha pasado me da la sensación que todo el mundo me mira, y la verdad estoy incómodo. Sin embargo, como tengo la manía de fijarme en todo, sí que veo gente que eso de comer solos lo hacen con muchísima facilidad. Igual es cuestión de práctica, no sé.

Un ejemplo, el otro día estaba comiendo con un amigo en Lo Siguiente (por cierto, sitio muy recomendable), el caso es que tienen mesas largas donde te sientas al lado de otras personas. Estaba yo contando una batallita a mi amigo Carlos (como tengo canas ya he entrado en modo abuelo y me da por contar historias… vamos lo que estoy haciendo ahora con vosotros) y la chica de al lado, que comía sola (sino la historia no tendría sentido), sin cortarse un pelo nos miró y nos dijo: “perdonad, pero os he oído hablando y yo creo que…” ¡Ole tú! (te llames como te llames).

Esto si hablamos de comer solo fuera de casa. Yo, al vivir solo, la mayoría de los días como (y ceno claro) solo en casa. Hay varios problemas. Primero, aunque no lo creáis cocinar para uno es complicado. Por ejemplo ¿me voy a poner a hacer unas lentejas para mí solo? Una de dos, o invierto media hora para comérmelas en cinco minutos, o hago lentejas para una boda. Si tenéis rasgos marujiles (que yo sí) pensaréis… pues congelas en un táper (o tupper) y te las comes otro día. Vale, pero al final la pereza vence a la maruja y o tiras de lata o filete a la plancha.

Lo que sí es verdad es que poco a poco las marcas (blancas o no) se van dando cuenta que muchos vivimos solos. Sin ir más lejos ayer pude comprar briks de medio litro de leche ¡Un triunfo! ¿Sabéis la cantidad de leche que he tirado porque se ponía mala? Vamos que no sabía ya si montar una fábrica de quesos artesanal en casa… oye que tal y cómo van las cosas igual no era mala idea. También pude comprar medio pollo asado (medio), briks individuales de tomate… por un lado me viene genial, pero por otro da que pensar. En plena era de la comunicación y cada vez estamos más solos. Aunque no es la primera vez que hablo de eso.

En fin que tanto hablar de comida me ha dado un hambre… voy a por un pincho de tortilla, que eso como se come rapidito no me importa que sea solo.

Anuncios