Éxodo

por Fer Población

¿Alguna vez habéis echado una gota de aceite en una sartén muy caliente en el centro? Si os fijáis al contacto con el calor el aceite sale disparado hacia todos los lados. Una cosa parecida la sucede a España, y es que en cuanto en el centro, en Madrid, se empieza a notar que hace mucho calor, todos salen disparados hacia todos lados. Todos, o muchos.

La ciudad no parece la misma. Esta mañana iba andando con la sensación de ciudad desierta. No me he agolpado con nadie en los semáforos, no me he cruzado con las caras conocidas de diario y no he visto periodistas y cámaras a la puerta de la Audiencia Nacional (trabajo al lado).

Madrid se convierte en una ciudad a medio llenar, perezosa, aplastada por el calor y la falta de brazos. Mientras el número de personas por metro cuadrado baja de modo espectacular, el nivel de mal humor se dispara. Trabajar mientras otros disfrutan, mala combinación. Cómo entiendo a los camareros ahora.

Mi pared pistacho y yo os deseamos felices vacaciones, al que las tenga.

Anuncios