Los diez mandamientos

por Fer Población

Vale que la Ley del Talión (ojo por ojo, ojo al cuadrado) estaba bastante desfasada. Pero seamos sinceros, tampoco es que los del Antíguo Testamento estuvieran mucho más finos con aquello de los diez mandamientos. Vamos a ver un poquillo las diez frasecitas en cuestión, que la cosa se las trae.

1- Amarás a Dios sobre todas las cosas.

La primera en la frente. Así sin anestesia ni nada. Vamos a conceder que con lo de cosas no se quedan en objetos inanimados. Querer más a Dios que a un boli lo veo correcto. Pero… ¿no se supone que Dios creó el hombre a su imagen y semejanza? Entonces ¿amar a otra persona no sería también amar a Dios? ¿tengo que amar a Dios más que a mi madre, padre, hermanos, pareja (el que la tenga)? Si es que hay que concretar… si pretendes poner normas de obligado cumplimento por los siglos de los siglos, te lo podías currar un poco más. Vamos digo yo.

2- No tomarás el Nombre de Dios en vano.

¡Dios mío! Vaya, ya la he cagado. Pero si hasta las monjas (especie en extinción de mujer de uniforme y tocado en el pelo dedicada a servir a los demás, pueden confundirse con las azafatas, pero pueden diferenciarse por el rosario) lo dicen constantemente…

3- Santificarás las fiestas

Éste sí. Éste sí que me gusta. Las fiestas hay que santificarlas, vamos que en fiesta no trabaja ni dios (hala, me he vuelto a saltar el segundo). Si ya lo hice Jesús en la última cena… comer y beber… eso se nos da muy bien. Primer milagro de Jesús: el agua en vino. Que se emborrachen pero bien… ahí el asesor de marketing de Dios estuvo fino. Venga Jesusito tú dales bien de vino y luego les sueltas que eres el hijo de Dios… que así es más fácil que lo pillen. Evidentemente las cosas a la mañana siguiente no se recuerdan con claridad… que de la cruz no le salvó ni dios (oops I did it again).

4- Honrarás a tu padre y a tu madre

Bien, muy loable, pero… ¿cómo? les ponemos en un pedestal, les hacemos la ola, les mandamos una postal de un gatito… si es que no hay datos suficientes. Qué manía con dejar cabos sueltos de verdad.

5- No matarás

A ver, no es tan complicado. Si con una palabrita bastaba. Atentos… No matarás PERSONAS. ¿Acaso Dios quería que todos fuésemos vegetarianos y no lo hemos sabido leer? ¡Suelta ese chuletón hereje o irás al infierno! Que si lo pensamos bien comulgamos con pan y vino… y que yo sepa el pan no tiene ningún animal como ingrediente. Uy, uy, que empiezo a temer que la Iglesia va a prohibir los condones y los chuletones (y hasta riman).

6- No cometerás actos impuros

Vamos a ver, vamos a ver. Hay una serie de rutinas diarias que tenemos que no son muy “puras”, pero sin duda sí son necesarias. También las llamamos la llamada de la naturaleza, lo que nadie puede hacer por ti… creo que la idea ya se ha entendido. Mi abuelo siempre decía que eso con ganas es el mayor placer que se puede teenr sin cometer pecado ¿se equivocaba? He oído hablar del sexo tántrico, con eso de eyacular hacia dentro… ¿tendremos que aprender a hacer nuestras cositas para dentro también? Sólo de pensarlo me asusto.

7- No robarás

Y después Dios nos dejó tener políticos… ¡qué falta de coherencia por dios! (hala el segundo de nuevo, si es que se me escapa). La idea es buena, pero tiene la misma posibilidades de éxito que un nuevo disco de jesulín de Ubrique. Aunque este mandamiento es casi igual de imposible que el siguiente…

8- No dirás falso testimonio ni mentirás

¿He hablado de los políticos? Aparte ¿no os habéis planteado lo complicado que sería un mundo sin mentiras? Cariño ¿cómo me queda este vestido? Te hace un culo enorme ¿te apetece cenar con mis padres mañana? tu madre cocina fatal y tu padre me aburre con sus historias ¿me quieres? te aguanto y con eso vale ¿qué te parece lo que escribí ayer? eres un engreído sin talento… vamos que lo habéis pillado ¿no?

9- No consentirás pensamientos ni deseos impuros

Claro, si esto está genial, como todos podemos leer la mente de los demás… ¿y yo qué sé lo que está pensando la persona que tengo al lado? y mejor aún ¿cómo consigo que no lo piense? Un poco de ayudita hombre, bueno, Dios, quizá es que te olvidaste de actualizarnos con los superpoderes que hacen falta para cumplir los mandamientos. Si es el caso… ¿me puedes dejar los ficheros en mi dropbox? ya tengo curiosidad.

10- No codiciarás los bienes ajenos

Pero si la envidia es lo que mueve el mundo. Vamos que la envidia es tan importante para nosotros que hasta la hemos puesto categorías. Envidia de la buena y envidia de la mala. Básicamente la envidia buena es veo lo que tienes y me alegro, y la mala es veo lo que tienes y me jode. Pero envidia a fin de cuentas.

Vamos que a los diez mandamientos habría que darles una vuelta, que tiempo hemos tenido eh. Eso sí, debo reconocer que en el resumen de los mismos estoy bastante de acuerdo.

Amarás al Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a ti mismo.

En la primera parte de la frase me remito al primer mandamiento, pero la segunda… es curioso que la frase de trata a los demás como quieres que te traten a ti, que nos parece tan chula y tan moderna, en el fondo la tenemos ahí desde hace siglos. Y es que las modas siempre vuelven.