Spain is different, pero ya nos copian

por Fer Población

Últimamente estoy que no doy crédito. Veo cosas raras. De verdad, y que nadie haga bromitas, que las veo a todas horas del día y no a partir de las doce de la noche. El caso es que ayer me hizo un comentario una amiga (ánimo Lu, que todo irá mejorando) sobre los veranos que ella había practicado con botellas llenas de agua para aprender a escanciar la sidra. Y entonces recordé algo. El otro día fui a comer con mi hermana y su marido (aún no me acostumbro a decirlo, pero lo que es, es), fuimos a una sidrería asturiana. Y claro pedimos sidra, y claro pedimos al camarero que la escanciara, y claro lo hizo. Lo que nos rompe la lógica es que el camarero era colombiano.

Vamos a ver… ¿en qué momento un colombiano decide ponerse a aprender a escanciar sidra? Una de dos, o tenía aficiones raras (que los hay) o aprendió al ser contratado, pero si mi amiga Lu dice que se tardan veranos en aprender… En serio, que los extranjeros vienen pisando fuerte y ya se atreven con las cosas más típicas españolas. Los restaurantes por ejemplo. Ya hay típicos bares de tapas regentados por chinos. Te llega el sonriente chino (en serio, para mí que les grapan la sonrisas, sino no es normal) y te dice… mallllllllchando caña y pincho de tolllllltilla. Oiga pues no es lo mismo. Pero vamos igual que no veo yo a uno de Cuenca sirviendo tallarines con soja.

Que nadie me entienda mal, que a mí me encanta que venga gente de otros países.Pienso que eso siempre aporta, enriquece. No nos olvidemos que nosotros venimos de una extraña mezcla de romanos y múltiples tribus del norte. Que sin todos los elementos no se podría entender España. Vamos que uno de esos que van de españoles puros por la vida tiene más mezcla de sangres que un perro callejero.

Pero hay cosas que me chocan, y lo que veo raro es que, en vez de aportar lo suyo, traten de imitar lo nuestro. ¡Que hasta algunos se han lanzado a torear! Vamos ahora que recuerde me viene a la memoria El Niño del Son Naciente y El Niño de Moscú. El primero japonés con un sol bordado en la parte de atrás de la chaquetilla, el segundo ex piloto de combate ruso. Ambos pasaron con más pena que gloria por los ruedos españoles, pero oye ahí estuvieron.

Aportemos cada uno lo que mejor sabe hacer. Vale que los chinos en eso de imitar son los reyes, pero yo, con todos los respetos una tortilla de patatas, que me la haga un español, un pescadito frito un andaluz, unos noodles un chino, un ceviche una peruana (menos mi amiga Clau, que entonces igual acabo en urgencias) y si hay que escanciar sidra, por supuesto, que lo haga una asturiana, como mi amiga Lu.

Anuncios