Dudas equinas y otros menesteres

por Fer Población

Pues ya estamos de vuelta. El pistacho vuelve a rodearme por los cuatro costados o por las cuatro paredes, según se quiera ver. He vuelto a esbozar sonrisas de camino a la oficina con mis desconocidos habituales. He vuelto a la ducha sin ganas y el maldito sonido del despertador. La rutina, el mismo proceso, sistema o modus operandi que llevo desarrollando durante dos años y medio largos (y tan largos).

En fin, vamos a lo que nos interesa. El caso es que el otro día, cuando aún era feliz y estaba de vacaciones (aaaaayyyyyy) vi un comentario que de una amiga en fb. Decía que en 23 estados americanos es legal tener sexo con un caballo, pero sólo en 6 los homosexuales pueden casarse (igual no he dado los números exactos, mi memoria pez me traiciona, pero la idea va por ahí). Eso me dio que pensar, y ya sabéis que en mi caso que me ponga a pensar es sin duda peligroso. Ah, antes de que se me olvide, os recomiendo encarecidamente el blog de esta amiga. Es divertido, fácil de leer, ocurrente, espontáneo… vamos lo que viene siendo cojonudo.

La dirección es http://www.albaamoros.wordpress.com

Bueno como iba diciendo (que hoy ando poco centrado), el tema de los caballos me dio que pensar. ¿Eso quiere decir que los americanos ponen a los caballos por encima de los homosexuales? ¿acaso habría que cambiar la expresión “soy un hombre objeto” por “soy un caballo objeto”? y además (cosa que Alba prometió investigar y espero con ansia la respuesta) ¿en cuántos estados me puedo casar con un caballo? Con la falsa moral americana… vamos que me parece feo engañar al animalito para llevártelo al huerto (así matas dos pájaros de un tiro, de paso el bicho come algo) y luego no pasar por el altar (o quizá en este caso el guadarnés).

Y claro… como yo cuando montaba siempre tenía caballos (machos) ¿quiere decir eso que tengo tendencias homosexuales? Aunque debo decir que en mi caso fue amor platónico eh, vamos como el matrimonio de la Duquesa de Alba (espero, por el bien de su marido). Y ya que estamos… como montaba varios caballos ¿podía denunciarme el mío por promiscuo? ¿será que soy jinete mormón?

Uy, uy… esto de los caballos se me está yendo de las manos, porque ¿me podría denunciar mi caballo por los fustazos? eso son malos tratos fijos. Me imagino a mi caballo en Tele5 llorando y diciendo…. “mi jinete me pega”. Entonces, entrar en su cuadra era allanamiento de morada. Y si compras una yegua podías incurrir en trata de tordas.

Vamos, que menos mal que vivo en España y no en Estados Unidos, que sino termino en Guantánamo fijo. Hala, lo dicho, que ya estoy de vuelta.

Anuncios