Cursis y repipis

Nos estamos haciendo cursis, repipis, ñoños. De verdad. Y no digo que haya una plaga de lacitos rosas y globos en forma de corazón en cada rincón al que mire, lo que me refiero es que con el tema de lo políticamente correcto somos cada vez más sosos. Nos estamos quedando con lo peor de los americanos, con su cinismo y su falsa moral, pero se nos ha olvidado su capacidad emprendedora y su facilidad para adaptarse al mercado.

Papá ¿quién es el malo de esta peli? El que fuma hijo. Es decir… que todos los que fumáis si os graban en un vídeo tenéis que ser los malos. Ah se siente. Y claro si sois chicas que fuman sois… bueno eso es otro tema. Papá ¿cuál de los tres de la foto es Obama?  el de color hijo.Pero… ¿de qué color? Hasta en eso nos hemos vuelto cursis. Obama es negro. No es tan difícil. Yo soy blanco ( I am white), Obama es negro (he is black). Si hasta Jesús Gil lo tenía muy claro en su día.

Los enanos son señores bajitos, los homosexuales gente que entiende, las limpiadoras auxiliares de limpieza, las secretarias administrativas, los gordos personas anchas, los flacos de cintura estrecha, los feos son simpáticos, los bordes de carácter complicado, algo viejo es vintage, algo cutre es diferente… vamos que en este pelea con plumas de ganso dialéctica que hacemos a diario, de tanto que tratamos de no molestar a nadie, ya no se sabe cuáles son las cosas que se dicen de verdad.

Vamos que si a Arévalo se le ocurre contar hoy en día un chiste de gangosos lo lapidan en medio de la Plaza de Colón. Con la que se ha armado con la Roja Coja. Y ya el colmo fue cuando se oyeron comentarios por la “alegría” de la Roja (la de verdad, la que no cojea) al celebrar el título en Madrid. Daban mal ejemplo para la juventud. Venga ya. Lo siento, pero no soy fan de vivir en La Casa de la Pradera. Me gusta Torrente, Jesús Gil, Sabina y El Follonero. Así que, al menos por mi parte, tened claro que si digo algo, es de verdad.

Anuncios