Soñando en voz alta

por Fer Población

Hay que ver cómo somos todos en general, y puede que yo en particular. Lanzamos la vista al futuro con una facilidad que, pese a verlo a diario, no deja de sorprenderme. La frase que más estoy oyendo últimamente es “bueno, si dentro de nada ya estamos en navidades”. Lo que es soñar. Señores, quedan tres meses. Aún estáis morenos (los que se molestaron en bajar a la playa o piscina, yo no). Todavía os huelen los polos a barbacoa ¿y ya estáis pensando en navidades? Si es que el que no se consuela es porque no quiere.

Tenemos un problema en la vista que los oculistas deberían analizar. Sólo nos fijamos de tres en tres meses. El año se reduce a vacaciones de verano, vacaciones de Navidad, vacaciones de Semana Santa y, para algunos, puentes varios que haya por ahí sueltos. De lunes a viernes no existe ¿Quién ha tenido el mal gusto de inventar los días laborales? Desde luego que como nos enteremos lo ponemos de segurata en la puerta del Congreso.

Esto de ir pensando así, tan a largo plazo, es como si en primer día que tomas café (curioso eso de quedar a tomar un café, realmente creo que luego lo que menos tomamos es café, pero bueno) con una chica le sueltas… total como dentro de nada estaremos casados. Te quedas solo en menos de cinco minutos. Seguro.

Pero la culpa no es sólo nuestra. La culpa la tiene la lotería. Estás en Agosto a 50 grados al sol (25 a la sombra que en los bares hay aire acondicionado y bebidas fresquitas) y ya estás viendo los carteles de “hay lotería de Navidad”. Y claro, entre tinto de verano y tinto de verano (tonto de verano que dice un amigo) estás pensando en el turrón, el pavo y las uvas… uvas con las que se hace el vino para el tinto de verano, a fin de cuentas es un círculo cerrado.

Y todo esto me viene porque hoy por primera vez me he puesto una cazadora después de verano, que ya estaba pensando en bufanda, en frío, vamos en las navidades… En fin, por si se me olvida… Feliz Navidad a todos. Total ya no queda nada.

Anuncios