La panceta es femenina

Que sí, que está claro, que la panceta es femenina. A ver… termina con a y es “la” panceta. Sino sería el panceto, pero eso creo que ni siquiera existe. Todo esto se me pasa por la cabeza porque en estos momentos me encuentro en mi ciudad, Salamanca, en plenas ferias y fiestas. El soltar que sigo de vacaciones es cruel. No lo he pedido evitar, diría que lo siento, pero todos sabéis que es mentira.

El caso es que estoy en Salamanca disfrutando de las casetas donde podemos tomar unas cañas y pinchos al precio de uno de cada por dos euros (caña más pincho, entiéndase). Bien el caso es que tuve el placer de ir a algunas de estas casetas acompañado de varias (y todas preciosas) mujeres. Pides la caña, más bien pido, que uno es un caballero (pero sin capa ni sombrero, gorrita a veces para que la azotea no se ponga roja) y al preguntar el pincho… panceta. La panceta es la reina. La panceta es el CR7 de los pinchos (podría poner Messi, pero es que ahora que Cris está triste vamos a “acariñarlo”). Muy finas, muy monas, muy guapas, muy elegantes… pero panceta. Pues me parece estupendo.

Que ya vale de tener a las mujeres como seres hetéreos que comen como pajarillos y mojan con sutileza sus labios en cócteles afrutados. Que no, que somos todos muy igualitos. Que a las mujeres les gusta tomar copas, beber vino y comer… pues panceta.

Que son igual de brutas que nosotros, más complejas vale (he dicho complejas, no raras eh), pero igual de brutas. Que una mujer conoce las excelencias del ibuprofeno, almax etc a posteriori. Es más… son mucho más profesionales que nosotros, porque lo llevan en el bolso.

Somos diferentes sí, pero todos y cada uno, da igual que uno sea hombre, mujer, perro o maceta. Y maceta rima con… panceta. Uff me voy a tomar un pincho. Vuelvo a retomar el blog el 17 ¿me echáis de menos?

Anuncios