Tiempo

por Fer Población

Los días tienen 24 horas. Las horas 60 minutos. Los minutos 60 segundos. Nos pongamos como nos pongamos eso es así. No hay quien lo cambie. Y a base de encadenar esos segundos, esos minutos, esas horas, esos días nos va pasando lo que venimos en llamar vida. Es así de sencillo. Aunque nos empeñemos en no exprimirla la vida sigue pasando. Los segundos caen como granos de arena del reloj.

La clave, lo bueno, la diferencia es invertir ese tiempo. Darle un valor a lo que haces sin esperar y aspirar a que pasen las horas. El tiempo es un bien precioso y no sabemos si escaso. Nadie sabe el tiempo que tiene. Nos volvería locos saberlo.

Gestionamos a diario nuestro tiempo con mayor o menor acierto. Invertimos segundos a plazo fijo en depósitos que no siempre nos son rentables. Y, tras unas horas regaladas a Morfeo, volvemos a empezar cada mañana la actividad de broker de calendario.

El tiempo pasa en un suspiro, y un suspiro cuesta tiempo. El tiempo nos lleva de la mano por más que queramos dominarlo. Y yo, todos los días, os dedico un poco de mi tiempo.