Y van 100

por Fer Población

Pues sí, cien. Ni más ni menos que cien. Son ya cien los posts que he colgado en este blog. No me lo creo. Ha pasado volando. Sin darme cuenta he llegado hasta aquí. Todo empezó por envidia y reto, como suelen empezar estas cosas. Envidia de Alba que me demostró que se puede hacer un blog para contar tus experiencias de un modo ameno, relajado, divertido. Y reto por mi amiga Aina que me picó lo justo para que me lanzara y no lo dejara a medias como he hecho con tantas cosas en la vida. Gracias a ambas.

Y en estos cien blogs he ido hablando de lo divino y de lo humano. De las paredes pistacho, de los desconocidos habituales, de los mundos de Yupi… He estado de buen humor, de mal humor, triste, alegre, esperanzado e hasta encabronado. De todo ha habido, pero es que cien son muchos. Y veo que se asoma gente a mi ventana de sitios muy diferentes. Españoles por supuesto, pero gente de Indonesia, de Chile, de Perú, de Georgia… pues me sorprende la verdad. Y me halaga por supuesto.

Debo reconocer que no todos los días me apetece escribir, la mayoría sí eh, pero esos días en los que no estoy con ganas de contaros nada y me surge una obligación hacia vosotros para asomarme de nuevo a mi ventana. Obligación que me habéis impuesto, que me la gano si no escribo. Pero mi ventana está abierta, cualquiera puede saltar dentro, asomarse, hablar, opinar, definir o criticar. Es una ventana porque es transparente, se ve lo que hay. Yo soy así, no lo puedo esconder. Uno de los mejores comentarios que me han hecho de mi blog fue de mi amigo Carlos de Salamanca, me dijo es que se nota que eres tú, te imagino contando esas cosas un día tomando algo. Pues me gusta. Era mi idea.

El comentario de mi amigo Josito fue menos “bonito”. Mi blog ha sustituido al periódico cuando le llama la naturaleza. Hombre, me gusta que me lean, pero que me asocien con ir al baño no sé si es un piropo eh.

El caso es que ya van cien posts. No lo parece, pero ahí están. Uno por uno. Con sus cosas. Los hay mejores y peores. Espero que los cien primeros os hayan gustado ¿va a haber cien más? pues no lo sé. De momento ciento uno sí.