Reencarnación perruna

por Fer Población

Ayer una amiga me comentó que a ella le encantaría reencarnarse en perro de su madre. Ella se refería a que los perros de su madre viven a cuerpo de rey, y claro tal y como se presenta el panorama pues eso de tenerlo todo resuelto no suena nada mal. Pero a mí me ha dado por pensar, por darle una vuelta a la idea. Y como todas las cosas pues tiene sus puntos a favor y otros en contra.

En primer lugar lo del saludo no me convence. Eso de ir por ahí oliendo el culo a la gente no me parece muy apetecible. Entre otras cosas porque ahora que hay recortar gastos, y que los españoles somos como somos, más de uno se gasta en cañas lo que se ahorra en jabón. Y no olvidemos que la retaguardia humana puede dar desagradables sorpresas. No me explayo en el tema por si alguno está en el momento del pincho.

Sí que debo decir que si fuéramos perros, las perras (hembras de perro, sin dible sentido) fijo que encontrarían alguna excusa para seguir llegando tarde. Aquello de, es que tenía que arreglarme quedaría fuera de lugar, pero nunca hay que subestimar la impuntualidad femenina. Sustitutos válidos se me ocurren… es que tenía que quitarme las pulgas, es que el collar no pegaba con la correa, es que mi dueña me entretuvo… en fin que por ahí tampoco mejoramos. Van dos puntos en contra.

Además de ser perro el número de bares a los que podríamos entrar se vería muy reducido. Que nos quiten los bares no, eso sí que no, por ahí no paso. Vale que siendo perro podría pasarme horas durmiendo, tener siempre mi plato de comida (fría, eso sí), no venir ningún día a trabajar… pero no me convence. Casi que prefiero seguir siendo persona, o algo que se le aproxima.