¿Huelga o botellón?

por Fer Población

Que quede claro que no voy a meterme en charcos. No voy a opinar si la huelga tenía sentido o no, si era necesaria o no. No es por ahí por donde quiero ir. Pero hay una cosa que sí que me ha llamado la atención y es lo que quiero comentaros. Esta mañana al pasar por la plaza de Colón al venir a la oficina, como todos los días, me he parado a mirar un poco en cómo había quedado la plaza después de los actos de ayer. Empezaré comentando que cuando he pasado ya eran alrededor de las nueve y media, por lo que supongo que la labor de limpieza ya estaba bastante avanzada. Y no busco dar la idea de que los sindicalistas y afines sean personas sucias. Habrá de todo, como en todos lados. Es evidente que en cuanto se junta un número alto de personas se generan desperdicios (vamos que lo llenan todo de mierda), comprobarlo es tan sencillo como invitar a tus amigos a cenar un día en tu casa.

Lo curioso es que el suelo estaba lleno de latas de cerveza. De coca cola sólo he visto una, pero cervezas las que quisieras. Si no fuera por los carteles aún colgados y los panfletos por el suelo, más parecía el día después de un botellón que de una reivindicación de derechos sociales. Pues no lo entiendo. ¿Es necesario ir algo “tocado” para protestar por lo que consideras injusto? Igual tiene algo que ver el alto número de cervezas que he visto en el suelo con el deterioro del mobiliario urbano, vamos digo yo.

Siempre estaré a favor de que la gente pueda reivindicar y expresarse libremente, esté o no de acuerdo con lo que expresan. Pero hay formas y maneras de hacer las cosas y de todos es sabido que con las formas, en muchos casos, se puede perder la razón. No hay más que pensar en Mou y sus salidas de tono. Y claro con un par de cervezas uno tiene más opciones de salirse del tiesto.

Si nos da por exagerar podemos pensar que si convocando una manifestación nos dejan poner música, podemos beber en la calle y amontonar personas cortando el tráfico, lo de ayer fue una rave en toda regla, eso sí, en todo el centro de Madrid. Pues mire usted qué bien.

Anuncios