Medicamentos gourmet

por Fer Población

Hoy estoy a base de couldinas. En realidad llevo un par de días ya, cosas del invierno. Bueno para ser sinceros cosas del invierno y del loco que pone la calefacción en mi casa. No es normal. No es normal dormir en calzancillos encima de la cama y sudar. No es normal irse desnudando en el ascensor para la bofetada de calor. No es normal tener la ventana abierta todo el día a ver si entra algo de aire. Conclusión: llevo una semana a base de couldinas. Mira, eso sí es normal.

Siempre me pasa lo mismo. Pongo la couldina en el vaso, espero a que se disuelva, me lo bebo rápido y… por dios qué asco. Pero vamos a ver, si hemos conseguido hacer patatas fritas sabor jamón serrano ¿cómo es que nadie se ha currado un poco los sabores de los medicamentos? Venga hombre, eso ya es pereza. Es que parece que cuanto más malo está más efecto te hace. ¿Alguno se ha bebido una ampolla de Nolotil? Eso es un crimen. Vamos que a veces casi prefieres que te duela lo que sea por no tomarte eso.

De verdad que hay sabores de medicamentos que te marcan. Seguro que alguna vez os ha pasado que al probar algo que no os ha gustado habéis comentado… sabe a jarabe. Si hasta Mary Poppins se dió cuenta del problema… con un poco de azúcar esa píldora que os dan pasará mejor. Vale que Mary Poppins hablaba con su paraguas y se subía por el techo (ésa iba puesta fijo), pero vamos a hacerle caso al menos en eso.

Que no pido alardes. No quiero una aspirina con sabor a tortilla de patata, ni un ibuprofeno que sepa a jamón de joselito, me conformo con algo que no me haga poner cara de estreñido al tomarlo. Que no es mucho pedir hombre.

 

Anuncios