Reflexiones a pie de calle

por Fer Población

Una moto aparcada con el manillar torcido parece un perrito que te mira con cara triste girando la cabeza.

La gente que parce que habla sola por la calle es que están con el móvil, pero ¿y los que cantan?

Los que van en moto con las mantas esas me recuerdan a las abuelas con su mesa camilla. ¿Tendrán brasero ahí debajo?

Cuanto más grande sea el charco, más fácil es que metas el pié en él.

Con el semáforo en ámbar el taxista acelera. Si va con pasajero no.

No importa el tiempo que haga, siempre pensarás que debiste coger o dejar algo de ropa de abrigo.

Los policías mandan mucho, los obreros más.

Murphy está presente desde primera hora. Si sales de casa con hambre verás descargar un camión de reparto. El de hoy de bollería.

A veces al cruzar un semáforo tienes que ir esquivando gente como si fueras a marcar un touch down.

Que los bancos están en crisis vale, que el Santander de al lado de mi oficina haya quitado los cajeros me parece pasarse.

Pues este es el tipo de cosas que voy pensando por la calle al venir a la oficina… Tranquilos, no es contagioso. Creo.

Anuncios