Mi niño interior

por Fer Población

El otro día vi que ponían en la tele la peli de Hook y me dió por pensar que en el fondo yo tengo a cuestas mi complejo de Peter Pan. Por eso hay algo de estas fiestas entrañables que ponen en la tele que me tiene encantado: las pelis.

Pelis ñoñas, infantiles, absurdas, sin pretensiones o buscando la risa fácil ¡esas son las mías! y si son de dibujos pues mejor que mejor. Vamos que la última peli que he visto en el cine ha sido Hotel Transilvania (sí, pagué por verla). Al entrar en el cine subimos la media de edad unos cinco años. Las madres nos miraban controlando a sus retoños entre sorprendidas y asustadas de qué hacían dos adultos varones en aquella sala. Pues no, no habíamos perdido ninguna apuesta. No, no nos habíamos confundido de sala. Simplemente nos apetecía ver la peli. No revelaré el nombre de mi acompañante por si él no se atreve a salir del armario de la corrección.

Llevo una maratón de pelis estupendas. Papá Noel no me ha traído ningún pupete, aunque no me puedo quejar de los regalos que he tenido. Código: el gordo cabrón (siempre he sido más de Sus Majestades, Melchor por delante) se ha dado cuenta que me he hecho mayor. Quizá sea que la crisis está sacudiendo duro y que al final los españoles con trabajo seremos especie en extinción (habrá que dar palmas). Igual habría que traer de vuelta a Ruiz Mateos con su abeja y sus colores amarillo y negro (¡me alegro!) para que se liara a golpes con banqueros cambiando puñetazos por sartenazos, sin duda mucho más efectivos. Me temo que sino la prima de riesgo se va a disparar hasta el infinito o más allá.

Creo que estas pelis me afectan, creo que la Navidad me afecta, creo que la crisis me afecta y creo que la dueña del pulgar convaleciente también me tiene algo afectado… ¿alguien sabe algún remedio para todo esto? mmmmmm perdón, especifico ¿alguien sabe algún remedio que no implique alcohol? Os pillé.

Anuncios