Nunca se segundas partes fueron buenas

por Fer Población

Y es verdad. Hay veces en la vida en las que, sin saber muy bien cómo, tenemos un día especial, nos sale un texto estupendo, sabemos decir la palabra justa, los trazos nos salen solos de la mano. Y nosotros, que somos algo capullos, nos empeñamos en repetir aquella experiencia. Pues no, no se puede. No sale. No es lo mismo. Y es que todas las veces posteriores que lo intentemos nos falta un elemento fundamental, o nos sobra otro, según se mire. Ya no será la primera vez, nos sobra la experiencia.

Llevamos a nuestra pareja a cenar al sitio donde nos conocimos; quedamos con los amigos para repetir la comida de verano donde lo pasamos tan bien el año pasado; nos ponemos aquella película que tanto nos gusto. Pues no va a ser lo mismo. Puede que siga siendo agradable, pero lo mismo no.

Y no somos nosotros los único que nos empeñamos en repetir un modelo que nos funcionó. Los diseñadores sacan la misma moda cada x años. Y lo más divertido de todo son los remakes de películas. Si la película ya se hizo, si ya triunfó, si ya gustó… ay Manolete, si no sabes torear ¿”pa” qué te metes?

Ahora mismo estoy esgrimiendo mis neuronas (grandes expresiones que nos han dejado nuestras guapas oficiales) tratando de recordar un remake del que pueda decir ole, ole y ole. No me sale chicos. Puede que mis neuronas estén ya algo embotadas por la mezcla entre años cumplidos y botellas vaciadas. Se agradecería ayuda. No me sale.

De repente, así sin avisar, sin anestesia, sin cariño, sin caramelo después, sin un ea ea ea que llevarse al oído… van y me sueltan que están pensando en hacer un remake de Los Goonies. Ya me han jodido el jueves. Qué vergüenza.

Anuncios