Tres típicos tópicos

por Fer Población

En toda ciudad que se precie hay tres negocios que siempre, siempre te vas a encontrar. Primero dejemos claro que hablo de ciudades, no de cuatro casas arrejuntadas. Si eres capaz de cruzar el grupo de casas en menos de veinte minutos andando lo siento, pero eso no es una ciudad, es un pueblo (o aldea, o municipio, o Bolsón Cerrado)… y me gustan los pueblos eh. Yo me iría a vivir a uno pero ya. Pero hoy hablamos de ciudades.

Pues eso, que hay tres negocios que siempre, siempre te vas a encontrar: un restaurante chino, un restaurante italiano y una taberna irlandesa. Cada uno que piense en el sitio donde nació. ¿Tiene estos tres elementos? Entonces es una ciudad.

Lo del restaurante chino podemos pensar que responde a nuestro espíritu aventurero, nuestra capacidad de abrir la mente y mirar hacia otras culturas, nuestro deseo de expandir conocimientos, de entrar a formar parte de esa aldea global y multicultural en la que, poco a poco, se va convirtiendo el mundo… o bien podemos pensar que es barato de cojones. Y qué narices, que la mayoría no hemos estado en China y no sabemos si allí se come eso o nos han engañado como a europeos (que en este caso los engañadores son chinos).

Los italianos los vemos como algo más cercano, para un español que se precie el italiano es aquella persona que se pasa la vida comiendo espaguetis boloñesa y pizzas. Ya en un alarde se puede pensar en carbonara. Curiosamente os diré que tengo una amiga de Bolonia (no voy a decir boloñesa que la chica es regordeta y la broma quedaría fea) y me comentó que lo que se toma con esa salsa son los macarrones. Vaya caída de mito. Pero tiene sentido, en los macarrones la carne se mete dentro, en los espaguetis resbala. A todos nos ha pasado de empezar un plato de espaguetis boloñesa y terminar sin espaguetis y un montoncito de carne picada en el fondo.

Aparte creo que hay alguien que todos hemos hecho, por favor animaros a comentar vuestras historias personales, que ya está bien de ser yo el único que publica sus vergüenzas… ¿quién no ha invitado, o ha sido invitado, en una cita a un italiano? Joe tío voy a llevar a Ana esta noche a un italiano que flipas. Hoy cae fijo… ay qué ingénuos éramos con veinti pocos que pensábamos que el tomate era la salsa del amor.

Y ya de remate te vas a una taberna irlandesa a tomar alfo. Las tabernas irlandesas tienen un olor… especial. Huelen a madera remojada en cerveza y sudor. Antes olían a tabaco. Ahora a madera remojada en cerveza y sudor. Las tabernas irlandesas son un portal a otros países, un imán de extranjeros. Pasas la puerta y te teletransportas a una dimensión fuera de la piel de toro (teletransporte… mmmmmmm).

Pues un día pienso comer en un chino, cenar italiano y tomarme una pinta. ¿Alguien se apunta?

Anuncios