Y el Papa es argentino…

por Fer Población

El otro día tras la fumata blanca, y que nadie piense mal que me refiero a temas religiosos, la secretaria de mi oficina (aquella que en su día dejó de fumar porque una bola de fuego cayó del cielo y le explotó el cigarro) soltó una de las suyas.

“Espero que no elijan al Papa negro, porque ya lo dice la Biblia que el día que salga el Papa negro se acaba el mundo” ¿Perdón? Lo primero que me dio, bueno lo primero que me dio fue la risa, pero después me dio por pensar ¿pero qué Biblia ha leído esta chica? Mira en el cole íbamos Biblia para arriba Biblia para abajo, pero profecías de esas al estilo Paco Porras yo no me he encontrado ni una eh. Y es más, si de verdad eso estuviera en la Biblia (que no), pero si lo estuviera (que no), si por un remotísimo cruce de cables de alguien lo hubieran escrito (que no) ¿cómo se les iba a ocurrir elegir a un Papa negro? Eso sería provocar hombre. Es lanzarle un órdago a Dios al estilo adorar al becerro de oro, y todos sabemos que Dios de vez en cuando no está para bromas.

Pero no, el Papa no es negro, pero es argentino. Ay madre mía la que han liado. La misa pasará a llamarse del “gallo en pepitoria”, total tiempo de sobra para prepararlo va a haber. Diversos medios ya se han hecho eco de las gestiones inciadas ahora que tienen mano para canonizar a Maradona. El cambio sería sutil, pasaría de la “mano de Dios” a la “mano derecha de Dios” formando la Santísima Cuatridad. Padre, Hijo, Maradona y Espíritu Santo.

Los fabricantes de ornamentación relagiosa se frotan las manos con la gran demanda que supondrá poner al día las imágenes acordes a los nuevos tiempos.

Vale, el Papa es argentino, pero al menos no es negro para que no se acabe el mundo que aún quedamos gente para darle vida.

Anuncios