Oficinas portátiles

por Fer Población

Venía hoy pensando en lo que me tengo que llevar mañana para pasar unos días en Salamanca. Ya sabéis, es semana santa y hay un par de días libres más de lo habitual en la semana. Un par, es decir dos. No una semana, sino dos. Pues eso que iba yo pensando en lo que tengo que meter en la maleta… y me he dado cuenta de que casi se me olvida la ropa.

En serio, iba pensando, me llevo el vaio pequeño, el kindle, el cargador del móvil, la blackberry… pero oye lo del cepillo de dientes ni se me ha pasado por la mente. A fin de cuentas quién quiere estar aseado cuando puede entrar en fb. Total ni por fb, ni por whatsapp te van a oler el aliento.

Y es que cada vez nos pasa más eso. Aunque nos movamos a la vuelta de la esquina el despliegue de cacharritos que nos llevamos es para hacérselo mirar. Yo el primer culpable. Me llevo el vaio para verme una peli en el tren. De toda la vida la opción ha sido el marca y dormir. Eso ya es de cutres. Y ojo no me lleve también algo de picar.

Total que al final en la mesita de tren montas un híbrido entre una oficina portátil y un buffet libre. Y es curioso, pero en este momento te pasa igual que en los restaurantes. Te sale el gen envidioso. Te apetece más jugar con lo que tiene el de al lado.

En mi casa tengo tres portátiles, dos reproductores de canal plus, dos móviles, un kindle y una smart tv… y vivo en 40 metros cuadrados… creo que tenemos un problema.

Anuncios