Cómo está la gente

por Fer Población

Esta frase se está convirtiendo en el grito de guerra de mi amigo Ramón. Cada día que pasa me sorprendo un poco más. Vamos que cuando piensas que lo has visto todo viene el ser humano y te pone patas arriba. En serio.

Y es que ayer fue un día al menos curioso. Aparte de los comentarios de un compañero de la oficina que se jacta de saber cómo es en la cama una mujer sólo con verle la cara (bueno él dice cómo folla, pero yo soy más fino) el punto máximo fue cuando una señora mayor se nos acerca y nos suelta “soy la hija del caudillo”. Toma ya. Señora usted podría más bien ser su madre, pero aparte… en qué momento nadie le ha preguntado nada… qué cosas oye.

Y ya por la tarde aparece por el bar de mis amigos Ramón y Camilo, Premium bar más conocido por los cubanos (toma publicidad) un chico de unos 25 años. Y se presenta: “hola soy el embajador de Brokmans”. Qué cosas. Y yo sin saberlo. Oye igual también hay una embajada de cacique en España. Yo quiero conocer al embajador… o mejor aún ¡quiero ser embajador de Cacique en España! Nadie mejor que yo… desde los 16 años fiel a Cacique. Ése indio y yo hemos compartido grandes momentos… y otros de los que no me acuerdo.

Pero a lo que íbamos. Que el chico era embajador de Brokmans. Vale. Mira campeón, tú lo que eres es un comercial de los de toda la puta vida. Así de sencillo. Es que madre mía. Técnico gestor de residuos urbanos (barrendero), ayudante de dirección (secretaria), desconocedor del progenitor con madre que vendía placeres carnales (hijo de puta). Si es que la vida es más sencilla y nos la complicamos nosotros.

En fin amigo ramón… ¡cómo está la gente!

Anuncios