La calma antes de la tempestad

por Fer Población

Todos, o quizá muchos, ansiamos la rutina. La buscamos, la necesitamos, la vivimos como una parte esencial de nosotros. Somo el agua en un barreño. Reposada y esperando lo que pueda pasar. Y hay veces que una piedra nos hace saltar. Hace que nos agitemos, que nos movamos y nos excitemos. Pero luego volvemos poco a poco a la calma. Es nuestro estado natural.

Y yo veo venir la piedra. Oigo el silbidito que produce al insinuarse por el aire. Casi la veo. No puedo decir que la huela, eso ya sería exagerar. Pero está claro que la piedra viene y va a poner patas arriba toda la calma que había conseguido hasta ahora.

Las piedras no son buenas ni malas. No eliges el momento para que te caiga una piedra, ni sabes si te va a volver a caer otra. Está ahí, a la espera de lo que pueda pasar. En calma, pero esperando.

Me encanta la expresión de “la vida es lo que te sucede mientras haces planes”. Es verdad. Y ahora parece que mi vida pega un volantazo por una china en el camino. Espero no estrellarme.

Anuncios