La montaña rusa de la vida

por Fer Población

Llevo una temporada que mi vida no hace más que dar quiebros y vueltas. Sin avisar, sin dejar que me sujete. Así, de repente, pega un quiebro y me manda hacia otro camino. Algunos de estos quiebros son buenos, pero otros no tanto.

Y de tanto dar vueltas empiezo a estar un poco mareado. Ayer mi vida pegó un frenazo para que alguien se bajara de ella. Duele. No busco culpables, no los hay. Hablo de víctimas, ambos. Mi vida hoy es un poco peor.

Tengo Chile en el horizonte cercano, poco a poco se aproxima. Asusta. Para qué nos vamos a engañar, asusta. Está muy lejos, el reto es grande, todo lo que conozco a desmano… es verdad que tengo que ir, no hay otra opción, pero asusta. No es lo mismo ir dos semanitas que empezar ahí un proyecto de larga duración. Igual dentro de un año leo esto y me río de mí mismo. Ojalá. Pero ahora mismo estoy asustado.

Cuando empiezo a asentarme, cuando comienzo a echar raíces, cuando empiezo a tener mis sitios y mi gente… toca empezar de cero. Y ya van tres veces. Me canso. El día seis de noviembre será un día triste mirando la pantalla del facebook.

 

Anuncios