Los míos, los mejores

Que no son mis mejores días es evidente. La vida es así, te pone la zancadilla cuando menos te lo esperas. Pero no quiero negativizar, no quiero dar importancia a lo que no pudo ser, ni a lo que se ha quedado en el camino. No. Vamos a dar una vuelta a esto. Vamos a pensar en sí, en positivo. Me cuesta, pero es un ejercicio sano.

Cada momento duro, cada cuesta arriba, cada vez que la sonrisa se me esconde suena una alarma y mis amigos vienen corriendo. Nunca fallan, nunca. Son los mejores, un ejército sin general que se mueve como uno sólo. Llegan, hacen su trabajo y dan giro a mi realidad. A veces con cariño, a veces con una patada en el culo, depende de lo que merezca.

No puedo dejar de dar las gracias a mis amigos de lejos, a Valeria, a Tina a Álex… sobretodo a Álex que se ha volcado conmigo como si le fuera la vida en ello. Y es algo que emociona la verdad. A Kike, que es un buenazo y demás cosas. A Carlos por no dejarme estar solo por lo civil o lo criminal. A Key por una llamada que sin hablar me hizo sentirme especial. A Paula por su secreto. A TK por regañarme. A Idoia por ser una borde, pero mi borde preferida. A Beita, Javi Marcos, Marina, Julita por ser como sois y que no se os ocurra cambiar. A mi hermano ex zoomzoonero, sobran palabras para decir lo que te quiero.

A todos y cada uno de los que habéis dedicado al menos un segundo por mí. Gracias. Los míos son los mejores.

Anuncios