Summer time

por Fer Población

Ya me he quemado, me he pelado, me he tomado un tinto de verano, me he quejado del calor, he puesto el aire acondicionado, he tomado gazpacho, me he quitado los calcetines, me he puesto el bañador, he ido a la piscina, me he bañado, he leído en una tumbona, me ha caído agua de los chorritos que ponen en las terrazas, se ha medio vaciado la ciudad, he sudado la gota gorda… pero mi duda es, si está claro que es verano ¿por qué el edredón de mi cama se resiste a entrar en hivernación veraniega en el altillo?

El edredón es cosa de Nancy, mi asistenta, se pone y se quita cuando ella quiere. Así son ellas, hasta tu asistenta manda en tu casa más que tú lo mires como lo mires. Conclusión, he pasado a dormir encima del edredón, debajo puedo morir de deshidratación y tampoco es plan oye. Si buscamos el suicidio hay formas mejores… lo que me hace pensar… ahora que los chefs (algunos masters sin ser He-Man) han puesto de moda las cocciones a baja temperatura… a más de un sevillano se le podría servir con guarnición. Eso no es vida. Los monumentos los ven por la tele, o en postales, no hay narices de salir a la calle a visitarlos. Claro luego les dicen que si salen mucho de noche, es que no hay cojones para salir de día.

Eurastio y yo hemos pasado mucho calor, y es que uno de los efectos colaterales de mi retorno a mi estado civil habitual, uno positivo (puede que el único), es que Eurastio ha recuperado su plaza. Y ya se está preparando para viajar de nuevo. Teníamos abandonado el sano hábito de viajar, pero me da que lo vamos a retomar con fuerza.

Eurastio vuelve a ganar protagonismo, el edredón desaparecerá en breve. Y es que así es la vida, unos entran, otros salen, unos se quedan, otros se van, unos desaparecen, otros reaparecen, y algunos, los menos, siempre han estado y siempre estarán ahí.

Ya es verano, edredón fuera ya.

Anuncios