Cosas que pienso y a pesar de ello digo

No es mi mejor virtud el filtrar mis opiniones

Mes: agosto, 2013

To er mundo es bueno

Debo confesar que estoy impactado, sorprendido y encima para bien. No es muy habitual y da gusto estarlo. En serio. A veces, pocas, las justas, no muchas, pasan cosas que te hacen sentir orgulloso de este extraño grupo que hemos venido a llamar seres humanos. De verdad.

En este caso hablo de Mateo y sus muchos amigos y muchos más fans. De todos los que han salido a la calle a poner su granito de arena para que Mateo, todos los Mateos se llamen como se llamen puedan tener una oportunidad. Un día más. Una vida que merecen y necesitan. Y ahí la gente se ha volcado. Todos a la búsqueda de una médula para ese chaval que enamora con su sonrisa. Sois grandes.

Cuando ves algo así, cuando presencias algo que es bueno per se, desinteresado y que la gente hace de corazón no puedes hacer otra cosa que unirte. Los seres humanos somos así, somos capaces de lo mejor y de lo peor. Pero son actos y obras de este tipo la que te hace sentir orgulloso, te devuelven la fe en quienes somos y en lo que hacemos. Yo me apunto. Mañana. Pero no es un mañana sine die, si no un mañana real. Mañana iré a hacerme donante de médula. Por Mateo y por gente muy especial para mí que puede que algún día me necesite. Me encantaría que vosotros hicierais lo mismo. De vosotros depende.

Solidaridad vacacional

Cuando el calor aprieta, cuando los grados se disparan y las calles de las ciudades de interior se vacían, cuando las oficinas funcionan a medio gas y los chiringuitos y playas rebosan de actividad… es cuando los cuatro gatos que seguimos trabajamos nos juntamos, apreciamos, apoyamos y queremos más que nunca.

Y es que aquello de “mal de muchos consuelo de tontos” nunca fue menos cierto. Los madrileños forzosos de agosto nos juntamos por las tardes de asueto a contarnos las penas y soñamos con hamacas y despertadores ociosos. Soñar es gratis.

Pasan los días, suben los grados. Los encerrados en esta época miramos en calendario con ansia esperando el feliz día de nuestro pase per nocta. Miramos con aire de superioridad a aquellos que ya han vuelto soñando con venganzas en calidad megapíxel y redes sociales diversas. Somos malos, pero es que han sido malos.

Me queda poco para mucho. Poco para vacaciones, poco para nuevos retos. Lo dicho poco para mucho. Habrá que disfrutar el poco y afianzar el mucho. Habrá que.