Que le den por culo

por Fer Población

Lo bien que sienta decir eso eh. No arregla nada, pero nos deja nuevos. El “que le den por culo” es aplicable a todos los ámbitos de la vida. Siempre encaja en cualquier conversación. Es un axioma, un recurso, una liberación.

Y no importa si se trata de temas profesionales, de temas personales, o incluso de temas amorosos. Incluso se puede usar como parte de la noticia negativa que mandamos al receptor o como respuesta a la noticia recibida.

– Mis amigos pasan de mí, pues que les den por culo.

 

– Mi jefe no me sube el sueldo

– ¿No? pues que le den por culo

 

Tiene un poder liberador comparado al de un pedo… está dentro molestando, te sientes genial al soltarlo y luego te da corte haber sido tan poco delicado.

A mí me gustaría conocer al primero que soltó tan gran frase… habría que tenerlo en los altares con un sillón preferente en la RAE. Se comenta que la SGAE lleva años buscando al autor de esta maravilla para convencerle de que registre su invento. Se les hace la boca agua sólo de pensarlo.

Lo que sí sé es el primero que debió decir la frase…. Oye Abraham que dice Dios que mates a tu hijo… ¿si? pues que le den por culo. Si es que Dios cuando se pasa se pasa…

Que le den por culo al COI, que le den por culo a los corruptos, que le den por culo a los que me miran cuando voy por la calle canciones de dibujos animados, que le den por culo a Messi (lo siento, estoy lanzado), que le den por culo a los chilenos pesados que no cierran cosas, que le den por culo a las paredes pistacho, que le den por culo a los que no me pagan, que le den por culo a los vegetarianos (carne rica), que le den por culo a Ana Botella, que le den por culo a Espinete (ese rollo con Don Pimpon era rara), que le den por culo a los porteros con sus mangueras, que le den por culo a los que escupen por la calle (qué asco), que le den por culo a… bueno por hoy ya está bien.

Qué agusto me he quedado. No ha servido para nada, mis problemas son los mismos, pero da un gustirrinín…

Anuncios