El martes que viene

por Fer Población

El martes que viene subiré en un avión. Cierro una etapa, unos años. No sabría valorar si han sido buenos o malos, porque sinceramente de todo ha habido. Al final el tiempo pasado en un lugar se basa en momentos. En instantes e imágenes que quedan grabados en nuestra memoria. Y al final esas cosas que nos hacen estremecer, en cualquiera de los sentidos, son las que van marcando el cómo somos. Esos momentos son los que nos van definiendo como personas. Y sin duda son los que hacen que tengamos un sentimiento u otro hacia un lugar en concreto.

No nos engañemos, sería absurdo, los años que he pasado en Madrid no han sido los mejores de vida. Seguramente han sido necesarios y han cumplido una función. Quiero pensar que estos años han sido el puente hacia un futuro mejor. Optimismo necesario para encarar el futuro.

Y no todo ha sido malo, no puedo decir eso porque no sería justo. He ampliado el círculo de amigos, consolidado mi yo y sentido y vivido cosas que creí olvidadas o pensé que no sería capaz de sentir. Algunas buenas, otras no.

He sufrido, he reído, he llorado, he soñado y he querido. En Madrid. Ahí me voy otra vez ahí te dejo Madrid… Santiago de Chile se despierta entre montañas.

Anuncios