La búsqueda del carro

por Fer Población

Pobre Manolo… ha muerto a los 82 años sin ser capaz de encotrar su carro. Una pena. Y yo ya no sé si es que el carro se lo afanaron unos rumanos y lo han vendido por piezas en Rusia y le han borrado el número de bastidor, que el carro es más difícil de encontrar que wally en el frente atlético o que Manolo tiene la vista peor que rompetechos sin gafas. Todo puede ser.

Y es que querido Diego las cosas hay que decirlas con algo más de tacto. Ha sido despertarme, rascarme los “colgantes” (lo hacemos todos, así que nada de escandalizarse) y leer en el móvil ” Ha muerto Manolo Escobar”. El mismo tacto que tocar el piano con manoplas, que sacar muelas con alicates o depilarse con soplete. Me recuerda un chiste. Un hombre recibe una carta donde un amigo le dice que su gato a muerto. El hombre triste y compungido le llama y le dice… hombre Paco qué poco tacto. Así de sopetón… estas cosas se dicen poco a poco, para que me vaya preparando… primero me mandas una carta y me comentas que el gato se ha subido un árbol, luego otra que el gato se cayó del árbol, otra que se rompió el cuello… y así yo lo voy asumiendo y me duele menos. A las pocas semanas recibe una carta… tu abuela se subió a un árbol. Puyes eso Diego, que Manolo se subió a un árbol.

Se van marchando los grandes representantes de la España de antaño. Flamenco, pandereta, toros… los signos que nos han representado años y que de un tiempo a esta parte están tan denostados. Se va un grande. Puede gustarte más o menos su música, pero nadie puede dudar que era un señor.

Querido Manolo, espero que ahí arriba encuentres tu carro, las mujeres vayan con vestido largo a los toros y nunca tengas que derramar una lágrima, aunque vaya a caer en la arena.

Anuncios