Dibujos animados: mentiras y más mentiras

por Fer Población

Paremos un momento. Pensemos que nos educáramos sólo con la información que hemos recibido de los dibujos animados que vimos de pequeños, que nadie puede negar que muchos han estado más tiempo viendo la tele que leyendo algo (que ya no digo un libro, digo algo). La cantidad de cosas que habría que explicarnos con los años. La de decepciones que nos íbamos a llevar. Pero cienes y ciene oye.

Lo primero y principal sería dejarnos muy claro que los animales no hablan. Sería un trauma, pero es así. No hablan. Las abejas no hablan (los insectos en general), los perros no hablan, los caballos no hablan… en serio. Es duro, pero es así. Pero es que la cosa no queda ahí, es que tampoco llevan ropa. Bueno ropa por partes, que es como salen en los dibujos, que estamos hartos de ver animales con pajarita, camisa, corbata… pero pocas veces podemos ver en dibujos un animal totalmente vestido. ¿Es esto una apología del nudismo? ¿Es un complot de los diseñadores para abrir el mercado de la ropa para animales?

Por desgracia debo decir que veo prosperar el mundo de la ropa para perros. Ridículo. Y es más existe una norma no escrita, pero real como la vida misma y es que cuando más pequeño es el perro más opciones tiene de llevar alguna prenda ridícula. Y es que esto es una prueba evidente de que los perros no hablan. Si pudieran hablar las “cosas bonitas” que dirían a sus amigos iban a hacer saltar hasta el antivirus del ordenador cercano… eso entra hasta por wi fi.

Los animales no hablan y la gente no vuela. Que no, que no vuela. Si la gente volara vaya ridículos que somos gastando dinero a lo loco en escaleras, ascensores, rampas… pero es que no volamos. Vale que puede dar la sensación que alguien vuela al oír que se ofrece algo gratis, pero no es más que una ilusión, de verdad. No es cierto todo lo que vemos, la prueba evidente de esto la tenemos en las mujeres antes y después de maquillarse. La gente no vuela y las mujeres no son tan guapas como en las fotos que publican.

Los buenos no ganan siempre. Lo siento, pero no. Es más suelen ganar los malos. Mi abuelo solía decir “vinieron los sarracenos y nos molieron a palos, que Dios protege a los malos cuando son más que los buenos”. Pues eso. Los buenos suelen ser aquellas personas que nos sorprenden, que soñamos ser como ellos, que ponemos en un pedestal… y luego nos despertamos, dejamos de mirar hacia arriba al pedestal ese y seguimos con nuestra vida tan campantes.

Los dibujos nos han hecho mucho daño, pero mucho. Tanto que ahora nos desfogamos y nos sentimos cómodos con Padre de familia, Padre made in USA o hasta los Simpsons… si Disney levantara la cabeza (bueno primero se daría con la tapa de la nevera) fijo que la enterraba de nuevo.

 

Anuncios