Cien, más incluso

por Fer Población

Como es lógico y normal el hecho de tener que pasar el día de mi cumpleaños tan lejos de todos los míos no ha hecho que sea el mejor cumpleaños de mi vida. No voy a decir el peor, pero ni mucho menos entra dentro del top ten, y es que ya con 34 primaveras (que aquí es primavera) hay bastante donde elegir.

Y no voy a negar que tenía bastante miedo a este día. Me preocupaba cómo iba a estar, cómo me iba a sentir, cómo iba a lidiar con la distancia en un momento sin duda algo complicado. Pues no ha ido mal la cosa. Hemos superado este escalón y seguimos mirando la escalera hacia el piso de arriba. Lo de abajo ya sé cómo es y quiero más.

Pero evidentemente hay que reconocer (al César lo que es del César) que el hecho de tener más de cien personas detrás felicitándome ha sido un espaldarazo importante. Esencial diría yo. Desde Chile, Salamanca, Madrid, Villanueva, Dinamarca, Alemania, EEUU… personas diferentes han decidido dedicarme unos segundos de su vida para mandarme un abrazo o beso… hasta algún que otro regalo. Pues estupendo.

La vida no es siempre tal y como queremos, muchas veces lo perfecto es enemigo de lo bueno y, si bien este cumpleaños no ha sido perfecto, sí que ha sido bueno sin duda.

Conclusión: ya somos cuatro compañeros en casa… Mario y sus jamones, Eurastio y sus misiones, Kikeso el colgao y yo con mis locuras… os tendré informado de Lo Que se Avecina en Cerro el Plomo 5601.

Anuncios