La medida de la vida

por Fer Población

Aquí allende los mares hasta las medidas son diferentes. En concreto en este caso estoy hablando de las botellas de coca cola. Vamos de las botellas y de las latas. Y es que he visto todo tipo de cantidades en envases. Todos menos los que tenemos en España claro. Bueno, vale, que estoy exagerando, que sí que existe la botella de dos litros de coca cola aquí, pero ¿alguien ha visto en España una botella de tres litros, o una botella de litro y medio? Pero vamos lo que ya riza el rizo son las botellas de 1.75 litros. No lo entiendo. En qué momento alguien dice… oye vamos a hacer una botella de 1.75 litros… ¿por qué? ¿qué sentido tiene?

La sabiduría popular española marca que en caso de botellón es recomendable llevar una botella de dos litros de coca cola por botella de ron (puede ser whisky, vodka, ginebra… pero yo tiendo a ron, por costumbre ya sabéis). Ok si analizamos la aparición en Chile de estos dos nuevos modelos podemos pensar que la botella de tres litros viene destinada para botellones de verano, puesto que el calor hace que aumente la necesidad de ingerir líquido y los no alcóholicos (esos seres extraños) tienden a beber y descuadrar la sagrada regla dos litros por botella. Por otro lado la botella de 1.75 sería útil para esos botellones de invierno o esos casos en los que realmente lo que buscas es salir de casa pronto. Si bien es cierto que reducir la coca cola aumenta la carga de alcohol en copa, la diferencia casi es imperceptible. Vamos que la botella de 1.75 sólo se me ocurre porque los de coca cola están muy locos.

Pero la cosa no queda aquí. El botellín de coca cola se lanza a la sorprendente cifra de 350 cl. Más grande que las latas españolas. Es verdad que en España estas botellas grandes de cristal ya se están empezando a ver por los supermercados, y que cuando lo que se trata es de comer es una medida que funciona bien. ¿Pero desde cuándo un español piensa en comer? Vayamos al tema que dominamos… beber. Si ya con una botella normal de coca cola siempre sobraba algo en los ahora denostados vasos de tubo, con este monstruo tienes para compartir. Puede quedar en plan… oye tú ven a beberte mis sobras, pero ahí lo dejamos en manos de la sutileza de la persona a la hora de ofrecer el líquido sobrante.

Sí que hay que reconocer que la lata de 20 cl, que la he visto, cumple perfecto el rol de copa y el almacenamiento en los locales nocturnos (yo siempre luchando por ellos) es más sencillo.

En fin, como veis en estos mundos de Yupi siempre hay cosas para sorprenderme. Cosas pequeñas, de las que me gustan.

Anuncios