Una cama en el salón

por Fer Población

Sí, es así, en mi salón hay una cama. Hay dos mesas, seis sillas, una televisión, unos cuadros… y una cama. En realidad para ser sinceros, que a estas alturas ya mentirnos quedaría feo debo decir que realmente hay dos camas en mi salón. Dos por uno, como en las promociones del Pryca (qué mayor soy). Por cierto, es muy importante señalar que de siempre, de toda la vida, desde que el mundo es mundo, siempre, pero siempre ha sido EL Pryca. No Pryca, sino EL Pryca. Aclarado queda.

Pues hay dos camas en mi salón. Y es que el buen español no puede pasar la vida sin tener su sitio para dormir la siestas en el salón. Sofá y tele siempre ha sido la mejor combinación para las siestas, eso es evidente, pero a falta de pan… buenas son dos camas. Tan majas ellas oye (guiño maño a mi amiga Ana a la que echo de menos).

Queda por saber la reacción que van a casusar a los que vengan a verlas. Bueno, espero que más bien sea que vengan a verme a mí y lo de las camas venga en consecuencia. Difícil tengo en esconder dos camas si alguien viene a verme. Pues ahí están. Las dos tan agustito.

Miedo me da lo que puedan generar… camas en el salón y copas puede acabar en fotos ebrios en plan majos, espero que vestidos. La casa acabará siendo hostal de gentes de mal vivir y buen beber (yo los llamo amigos) y las camas pasarán de mano en mano (o culo en culo) como la falsa moneda. La vida de una cama de salón sin duda es muy dura.

Hay dos camas en mi salón… ¿si pongo también una nevera es pasarse?

Anuncios