Vuelve a casa vuelve

por Fer Población

Auuuuu como el turrón El Lobo, que vuelvo a casa por Navidad. Venga todos a cantar vuelveeeeeeeeeeeeeeee a casa vuelveeeeeeeeeee vuelve al hogaaaaaaaaaaaar ¿Alguno sabe cómo sigue? Oye años oyendo la canción y no me la he aprendido. Si es que hay que hacer anuncio con mensaje, de esos que se fijan en la mente, que dejan todo claro, que entendemos… vamos como busco a Jacq´s.

Y sí, ya me queda menos para volver a poner los pies en mi tierra. Que ganas me sobran. El hecho de estar lejos hace que eches de menos cosas que antes simplemente dabas por hecho. Cosas que estaban ahí y apenas le dabas importancia. Y como siempre no hablo de cosas enormes, no me refiero a la bandera de Colón, al Bernabéu ni a la Castellana.

Echo de menos la caña con tapa, echo de menos los policías bordes y pasotas, echo de menos la gente borde y seca y los bares donde todo se pide a gritos. Pongamos un ejemplo.

Chile: Hola buenas noches me llamo Alfredo  voy a ser su camarero esta noche ¿desean tomar algo de beber en lo que miran la carta? ¿puedo sugerirles algo de fondo?

España: Venga ¿qué va a ser?

Lo confieso y reconozco, los españoles somos masocas de la restauración. Nos gusta estar de pie, nos gusta hacer cola, nos gusta la música alta y los bares no muy limpios, la gente que pide las cosas a gritos. Nos agobia tener un camarero encima, que nos sirvan hasta el agua, que cada cosa vaya floreada.

Lo echo de menos. Echo de menos al amante cocido (no dudes que tendremos edición navideña), echo de menos la cabra de Manolo, los abrizos, las demás cosas, las maldades compartidas, las escaleras para ir al fondo a la derecha, los quitagujetas con alma de niño, los partidos de fútbol, los viajes al cine que terminan en ronda, las vascas con corazón para repartir, las rubias en paro que no paran, los guiños en público y los abrazos que llenan.

Echo muchas cosas de menos. Nos vemos pronto.

Anuncios