Por la cuenta que nos trae

por Fer Población

Ayer estaba en un bar (raro eh) y oí la conversación de dos hombres poniendo a dios por testigo que ellos nunca nunca han hecho o harán un regalo por San Valentín. Por los cojones. Fijo que si los sigo por la calle los descubro comprando flores, bombones, peluches o similares. Fijo, vamos no tengo duda alguna. Pero nos encanta decir que no, que somos el macho alfa, que nosotros mandamos y llevamos la relación a golpe de testosterona. Qué falso.

Nadie regala nada, o más bien nadie dice que lo hace, pero las ventas de interflora se disparan. Algo deben saber esos señores porque llevo recibiendo publicidad de ellos toda la semana, la culpa la tiene mi amiga Clau, que le compré una planta hace tiempo y ya me han fichado.

Bombones por los rincones, flores por los… en fin que como siempre digo lo mejor que tienen estos días es que tienen 24 horas, ni una más. A ver si pasa prontito y volvemos al mundo con menos tonos rosas.

Anuncios