Chorizo español

por Fer Población

Vuelvo a mis temas culinarios, será que estoy sin desayunar y mis tripas rugen más que el tigre Currupipi en sus buenos tiempos. Roarg roarg. Bien conocido es mi amor por la tortilla de patatas, la tortilla gran señora, si bien es cierto que vivo en espera de una patata que se supone no debo comerme, pero eso un tema mío personal entre Xena y yo. ¿Os he contado que trabajo con una estrella de la tele, Pocoyo (no, la estrella no es Pocoyo, es otra), Xena y Winnie the Pooh? En fin eso es otro tema.

Pero hoy no voy a echarle huevos al tema, que con este frío serían más bien de codorniz, hoy tiro de raíces, doy patada hacia el norte y me planto en mis orígenes. Salamanca campera, cuatro carboneritos tienes que van y vienen. Si hay algo español, no tanto como la tortilla, pero español, es el chorizo. El chorizo está presente en nuestra vida, en nuestra historia, en nuestro día a día. Se rumorea que se han hecho hasta yogures de chorizo (no es broma), pero vamos para mí que eso ya es pasarse. Además que imagino el proceso… coja usted un yogur, meta un chorizo dentro, y dale fuerte con  la mini-pimer. Otra opción es yogur natural con trozos de chorizo (los hay con trozos de fruta, pues…).

El chorizo sólo, con pan, frito, asado, guisado, con legumbres, con verduras, con huevos fritos (vaya y eso que dije que no iba a hablar de huevos). Una caña bien tirada, un poco de pan y dos rodajitas de chorizo y felices. De hecho señores os voy a contar algo, que no se diga que no os enseño cosas, de la rodaja de chorizo nace la expresión tapa. Por contarlo de forma rápida, hace mucho un camarero viendo que hacía mucho viento y los vasos de vino se llenaban de mierdecilla cortó unas rodajas de chorizo y las usó para tapar los vasos. Vamos que las usó de tapas. El chorizo es el origen de la tapa, por tanto la tapa perfecta, por tanto le debemos mucho al chorizo.

Y es que el chorizo va hasta con nuestro carácter y sino basta con mirar los periódicos y ver que en España de chorizos vamos sobrados. Quiero un bocadillo.

Anuncios