Programas muy Bambi

por Fer Población

¿Sabéis que no he visto la peli de Bambi? No sé decir el motivo, pero el caso es que no la he visto. Debe ser una de esas películas de Disney antíguas en las que los personajes hablaban raro, vamos muy raro, vamos que seguramente los que vimos muchas de esas pelis de pequeños fuimos los que luego nos hemos enganchado a los culebrones. Y es que las voces nos sonaban familiares y tranquilizadoras.

Pero no es de eso de lo que quería hablaros. Últimamente hay varios programas de semi realidad televisiba, en los que nos colamos en la vida de la gente con cierta carga de guión por medio (no nos engañemos). Parece que La Sexta ha encontrado ahí un filón que pretende aprovechar. Todo empezó con Pesadilla en la Cocina (Chicote, últimamente me estás defraudando) y ahora sigue con El Jefe.

Como siempre estos programas vienen precedidos de su versión americana, que es la que he estado viendo hasta ahora. Pues bien a ese programa mi hermana lo llama el programa de los bambis. No sé si alguno lo habéis visto, pero para los que no os explico de qué va. El Jefe de una empresa se cambia de look (a veces se limita a moverse el flequillo de lado y se supone que cuela) y se planta a hacer los trabajos más básicos, feos y desagradables de su propia empresa. Conoce a los que tienen que hacer los trabajos más feos y desagradables de su propia empresa. Y todos son grandes profesionales, y todos aman la empresa, y todos le cuentan en unas horas sus muertes, enfermedades y desgracias que han soportado con estoicidad, y luego… cuando ya revela que realmente es el jefe… a todos les da regalos, ascensos y abrazos. Son todos muy buenos, son todos muy bambi.

No nos engañemos, es que en los USA son así (asín para los de la ESO) tan buenos, tan propios, tan perfectitos, tan abercrombie, tan… falsos. Los americanos son como un decorado de cine, muy bonito por delante, pero si ves detrás te llevas susto y decepción. Tengo ganas de ver la versión española del mismo programa, a ver si nos estamos contagiando del (asqueroso) bienquedismo y mantenemos esa sencilla tan española del hijoputa (así todo sencillo) del jefe.

 

Anuncios