Procesiones y profesiones

por Fer Población

Así sin comerlo ni beberlo (lo de comer y beber empieza ahora que vienen días festivos) nos hemos plantado en semana santa. Hace nada estábamos a golpe de pandereta y turrón deseando felicidad por doquiera y cantando con una tal marimorena, pero ya no. Ahora las calles se llenan de miembros del Ku Kux Klan vestidos de colores que se dedican a mover estatuas grandes simplemente porque pueden (parecen vascos). Para mí que en esto de las procesiones tuvo que haber una mujer y dos hombres… la mujer, listas que son ellas, quería que alguien levantara la estatua para poder barrer debajo de ella, y al ver a los dos hombres soltó aquello de “no creo que seáis capaces de levantar esto”. Claro, eso a un hombre no se le puede decir. Ellos se vinieron arriba y se fueron picando entre los dos y la estatua acabó dando vueltas por toda la ciudad. Los de detrás los iban siguiendo alucinados, pero decidieron taparse la cara para que no se les reconociera y se viera obligado a llevar el peso. No olvidemos que las procesiones más famosas son las de Andalucía y por ahí abajo la picardía se cultiva a expuertas.

Son días encontrados entre aquellos que viven y sienten estas fiestas con aquellos que beben y se sientan, que se parece, pero no es lo mismo. Si España fuera tan religiosa como algunos quieren pensar no creo que los hoteles de Canarias, Baleares y demás sitios costeros dispararan su ocupación estas fechas. La procesión del biquini y chanclas haciendo parada de chiringuito en chiringuito a repostar no la he visto en ninguna guía turística. Y es una pena porque sin duda es la que más se respeta y la que más imitan nuestros visitantes, queridos visitantes soporte y pilar de nuestra economía dolorida.

La semana santa te da imágenes sorprendentes, como el poder observar a las cinco de la mañana a gente en estado de reflexión y respeto con algunos que aún no se han repuesto y también se reflexionan, vamos que se caen. Los estragos del alcohol. Ya lo dijo Jesús en la última cena “tomad y bebed TODOS de él”. Todos, que algunos se empeñan a beberlo todo solitos y eso ni es cristiano, ni sano ni nada.

En fin, que nos vemos el lunes. Cada uno a su estilo, pero pasadlo bien y sed buenos (o no).

Anuncios