Se busca cerebro

por Fer Población

De verdad, creo que me hace falta más que respirar. Pues nada, por más que lo intento sigo siendo un desastre. Ayer tuve una muy interesante conversación conmigo mismo mientras volvía a casa de la oficina. Para ser del todo sincero, o para daros toda la información, debo reconocer que me olvidé los cascos en la ofi por lo que la opción de ir oyendo la radio por la calle se escapó. Que sí, que vale que hay gente que va por la calle con el móvil a todo volumen escuchando y dejando escuchar, pero debe ser que soy tímido porque yo prefiero ir con lo mío para mí.

Bueno, pues eso, que estaba yo hablando conmigo mismo y mi conversación fue algo así como… ufff qué mal me ha sentado el gazpacho al mediodía, tengo el estómago dando saltos, la verdad es que da rabia lo mucho que me gusta el gazpacho, pero lo mal que me sienta, igual debería pasar por la farmacia a comprar almax que no quiero tener una noche divertida, y aparte ¿qué ceno hoy? mmmm ¡gazpacho!

Y lo hice, sí cené gazpacho. Lo que demuestra que muy listo, muy listo no he sido nunca. Lo digo siempre tenéis que hacer caso a lo que yo digo, no a lo que yo hago. Que la teoría me la sé, pero en la práctica fallo más que Casillas contra Holanda (perdón, es el rencor).

Vengo observando desde hace tiempo, que al final el peor enemigo que tenemos somos nosotros mismos. Nadie me da más miedo que yo. Muchas veces he dicho eso de “mejor no salgo a tomar una caña hoy porque no me fío de mí”, y hago bien eh.

Lo malo, lo peor de todo esto… es que me sigue quedando gazpacho.

Anuncios