Obras de forma incorrecta

por Fer Población

Llevo más de cuatro años haciendo siempre el mismo trayecto de casa a la oficina. De lunes a viernes, mínimo dos veces al día. Bastante rutinario, un trayecto no muy largo que me supone unos 15 minutos andando a un ritmo normal. Vamos que como veis no es mucho, no voy muy lejos. Bien, pues puedo decir que en este tiempo siempre me he cruzado con alguna obra en mi camino. Siempre. Bien sea en la calle, en un jardín, en un edificio… las obras me han ido acompañando. En cierto modo creo que me estoy haciendo viejo, porque es verdad que no me paro a apoyarme en la valla, pero sí que voy viendo cómo van avanzando, cómo va cambiando la ciudad.

Hace unos años leí que algún actor famoso (mi memoria…) comentó que él volvería a Madrid cuando Gallardón hubiera encontrado el tesoro. Pues ahora que el Ayuntamiento se ha dado a la Botella no creo que la cosa haya mejorado. Y no estoy en contra de las obras eh, siempre he pensado que si no vamos haciendo pequeñas reformas a tiempo al final las cosas se estropean tanto que tienes que invertir muchos más. Dejemos de lado esas inversiones desmesuradas e injustificadas de tiempos pasados, que no sé si mejores.

Lo que me resulta curioso. Al menos a mí, o puede que simplemente es que yo me fijo en eso, que la mayoría de locales que abren nuevos suelen ser bares. De verdad. Ahora mismo en las dos manzanas que rodean mi oficina están abriendo tres bares (o restaurantes) nuevos. Y es verdad que la gente sigue comiendo (tiene esa manía), pero no es menos verdad que no hay clientes para todos. No sé por qué muchos españoles llegan a la conclusión de que lo mejor que pueden hacer es montar un bar. No lo entiendo ¿es que nadie ve Pesadilla en la Cocina? Señores que no hay Chicote para todos…

Yo sigo andando, pensando en mis cosas, revisando mis obras… y así, a lo tonto, ha llegado el verano.

Anuncios