De eso nada

por Fer Población

Cada vez leo más blogs. Me gustan. Me gusta colarme por una ventanita en la vida de otras personas, y lo hago porque me dejan, está la ventana abierta con el cartel de “pase sin llamar”. Y siempre trato de dejar esos rinconcitos que me prestan limpios, recogidos, aseados. Que a uno le han educado bien.

Y en todo lo que leo me entero de muchas cosas, de cosas que hacéis, que pensáis, que vivís. Cosas que agradezco poder vivir con vosotros y que espero seguir haciéndolo.

Pero hoy yo quiero hacer otra cosa. Quiero contaros lo que no he hecho. A veces lo que no haces te define tanto como lo que sí. No nos olvidemos que existe el delito de omisión de auxilio (amigos letrados ¿se dice así?).

No tengo carnet de conducir. 34 años y no lo tengo, eso es así. No es que lo haya perdido, es que nunca lo he tenido, es más es que ni siquiera sé conducir. Vamos que si me siento al volante como no empuje alguien eso no se mueve. Puedo alcanzar la misma velocidad en un coche que Alonso en una carrera (perdón, perdón broma fácil).

No sé jugar al póker. Ni idea. Ahora que eso del póker está de moda, que la gente juega en el móvil, en su casa, en el trabajo… pues yo no sé jugar. Tampoco tengo interés en aprender, no me van eso de las apuestas.

No he visto “Lo que el viento se llevó” ni “Casablanca”. Ahora más de un cinéfilo se caerá de la silla de la impresión. Ya los veo corriendo a mi casa dvd en mano. Me temo que tratarán de atarme al sillón con celo en los párpados para solucionar este sacrilegio. De verdad, os lo podéis ahorrar. Me da mucha pereza.

Y sobretodo… creo que nunca pienso mucho lo que hago, nunca sé lo que voy a hacer y nunca sé dónde estaré mañana.

Anuncios