Canciones y recuerdos

por Fer Población

¿Os gusta cuando de repente empieza a sonar una canción y os recuerda a algo, a alguien, a otro momento, otro lugar…? A mí sí. Porque de repente estás en la oficina y pegas un salto tipo de oca a oca y te ves a ti mismo desde arriba, desde lejos. Pero no es a ti a quien te hace ilusión ver, sino a ella, a él (las damas delante), a ese lugar, o esa casa, o ese bar. Y te sientes bien, notas un cosquilleo que sube por toda tu columna y piensas en lo idiota que eras, pero lo bien que te lo pasabas. La vida no es que fuera mejor, sólo era diferente, pero el cerebro, que es muy listo aunque tú no lo seas, suele quedarse con las cosas buenas.

Va sonando la canción y vas avanzando en tus recuerdos. Saltas por ellos. Y ves caras, oyes voces, piensas qué será de ellos, dónde estarán. Y muchas veces lo tienes muy claro, pero otras es gente que simplemente ha desaparecido de tu vida. Eso no es ni bueno, ni malo (depende del caso), sólo es verdad. Pero es esa gente que ya sólo puedes recordar. Que el único modo en que estén vivos para ti es a base de esas canciones. Y es una pena dejar que la gente muera. Al final lo que no recuerdas es como si no lo hubieras hecho. Y eso tampoco es ni bueno ni malo, es verdad.

Lo bueno de las canciones es que se esconden donde menos te lo esperas. Te asaltan por sorpresa sin delicadeza ninguna. Están entre las ondas de la radio, en la tele, por la calle, en el silbido de un transeunte… o simplemente se acomodan en tu cabeza porque sí. Las mejores cosas en la vida suelen pasar porque sí, de casualidad.

Puede que no sean grandes canciones, que nadie les vaya a dar un grammy ni pasen a los anales de la historia (siempre me ha hecho esta expresión… será que tengo la mente sucia), pero son las tuyas. La banda sonora de tu vida. El pie para dar entrada a recuerdos agazapados y personas que de algún modo fijo te marcaron. Y eso no es ni bueno ni malo, simplemente es verdad.

¿Y os gusta cuando después de una de estas canciones, de acordarte de alguien, justo después de eso, te encuentras con él, te llama, te manda un mensaje…? A mí sí. Tiendes a pensar en que es una casualidad, que el mundo es un pañuelo, que vaya coincidencia… aunque en el fondo lo que te apetece pensar es algo ha pasado, ha vuelto a pasar, para que esa persona vuelva a tu vida. Y sabes que esta segunda versión es menos realista, menos probable, menos adulta, menos madura, menos coherente… pero te gusta más.

Creo que no deberíamos dejar de oír canciones, pero no cualquier canción, esas canciones.

Anuncios