Y yo que me alegro

por Fer Población

Con mis mil defectos por banda sí que debo decir que tengo algo que considero una gran virtud, y es que me alegro, me llega mucho cuando a la gente que me rodea le pasa algo bueno, cuando son felices, cuando tienen una buena noticia. Al menos eso sí que se me da muy bien. Tanto que a veces me hace más ilusión que le pase algo a los demás antes que a mí mismo. Altruista o gilipollas… pues oye que cada piense lo que quiera, que para eso estamos en un país libre, o eso dicen.

Pues hoy, desde ayer, es una de esas veces. Porque hay noticias que no porque te las esperes te hacen menos ilusión. Me hace mucha gracia ese momento de charla tonta por teléfono, esos prolegómenos en los que yo, mientras hablo, estoy pensando “venga sé que quieres decirme algo, adelante” y tú “¿se lo suelto ya? ¿cómo se lo digo?”. Y al final lo sueltas, y yo sonrío. Lo siento no puedo evitar soltar el “sabía que algo pasaba” porque soy así, pero al final la sonrisa empieza en tu cara y remata en la mía.

Porque si hay algo que también he hecho bien (hoy me ha dado por ponerme por las nubes, mira tú) es saber elegir bien a la gente que forma parte de mi vida, si ellos han hecho bien en aceptarme es otra cuestión. Y la verdad es que poco a poco se van corrigiendo injusticias y van consiguiendo lo que querían y sin duda merecían. Sí, en pasado, porque ya no lo quieren, ahora lo tienen. Y yo me alegro.

Me alegro por poder olvidar charlas grises con las lágrimas a flor de piel y el alma en vilo. Ya se fueron, se acabó, desde ahora sólo queda mirar hacia delante y seguir riendo, o más bien seguir riéndote de mí.

Te deseo, os deseo, todo le mejor.

Anuncios