Ya es Navidad

por Fer Población

Ya, ya lo sé… que aún hace calor; que no hay luces en las calles; que los escaparates no están llenos de bombillitas ni de cintas y lazos rojos y verdes; que en las casas no hay una planta más, un abeto concretamente (aunque muchos sean de plástico); que no vamos deseando felicidad por la calle como si estuviéramos locos; que no comemos como animales ni bebemos como si nos fuera la vida en ello; que aún no han anunciado en la tele “Los fantasmas atacan al jefe”; que no buscamos décimos de lotería como auténticos yonkis; que los peces no beben, la marimorena no anda y las camapanas no están unas sobre otras; que el rey (versión 2.0) no ha dado su discurso; que el turrón, polvorones y peladillas no llenan las estanterías de los supermercados; que la gente no va por la calle disfrazada de Papá Noel; que no está bien visto aún ir con matasuegras por la calle; que la plaza mayor no está llena de puestos de artículos que tienen un día de vida útil; que el marisco, el pavo y el cordero aún no han duplicado su precio; que las tiendas no están a reventar de gente buscando el regalo de última hora; que los móviles no han se han saturado de mensajes en cadena de amor, felicidad y esas cosas; que los niños no piden como locos aquello que los padres no pueden comprar; que los anuncios no se han triplicado y en las esperas se te olvida lo que estabas viendo (bueno, eso sí pasa)…

Por todas estas razones podríais decirme que no es Navidad, pero yo hoy me he despertado cantando villancicos, y ante la cruda realidad de que vuelvo al horario partido y a salir de la oficina bien avanzada la tarde, prefiero pensar que ya es Navidad.

 

Anuncios