Siempre pensó

por Fer Población

Él siempre pensó que la vida era un laberinto, sin minotauro, pero sin camino de baldosas amarillas. Y pensó en los valores que le clavaron en el pecho a base de rodilla en tierra con Padre y Madre presentes, pero no tangibles. Pensó que el mundo era un enorme patio de recreo con unicornios, golosinas y payasos. Pero payasos de los buenos, de los que ríen.

Estaba convencido de poder captar el olor de la lluvia, la música del latido de un corazón enamorado, el destello del alma de una persona sincera. Y sabía que la vida siempre da otra oportunidad, que querer es poder, que tu límite lo pones tú… lo sabía.

Conocía cada nombre, cada cara, cada gesto. Veía más allá de la fachada y sonreía al comprobar que realmente le gustaba el salón. El ansia de empezar, de vivir, de saber y pensar. 

Después nació, y se dio cuenta de que las cosas no son lo que él pensaba.

Anuncios