Me daba miedo

por Fer Población

Me daba miedo soñar despierto. Me daba miedo pensar en todas las cosas que quería hacer. Y me dabas miedo tú. Pero mucho. Me daban miedo todos y cada uno de los tús con los que me iba cruzando. Y cuanto más miedo me daba más pequeño me sentía. Me daba miedo enseñar lo que llevaba, abrir el pecho en dos y dejar fluir lo que sentía. Y el miedo a no encajar, no gustar, no ser aceptado se iba clavando tan dentro que me forzaba a no ser yo. A buscar una careta de alguien que no se me parece. Pero no me reconocía en el espejo.

Temía vagar por el mundo en silencio sin una mano a la que aferrarme. Sentía una punzada en el pecho ante el terror de no poder si quiera contar con mi propia mano, para asirme a un mundo donde no sabía si quería estar. Me escondía en los charcos, en las sombras, en las medias verdades y las sonrisas fingidas, en una jaula opaca que iba cimentando desde dentro.

No quería que me vieran y tampoco yo podía verme. Y con el sol por castigo pasaba los días contando un día menos. Y así iba dando tumbos.

Pero paré, pensé, razoné y decidí. Decidí que estaba harto, que no quería y no podía seguir jugando al escondite conmigo. Y salí, y me saqué, y me enseñé, pero sobretodo, me perdoné. Vi que las manos se me iban brindando a mi paso, vi cómo la sonrisa me salía de dentro, vi cómo ser yo no era un problema, sino una virtud. Y entonces es cuando me di cuenta de lo gilipollas que había sido, pero de que no lo iba a volver a ser.

Anuncios