Te he contado

por Fer Población

Te he contado tantas cosas, tantas veces, de formas tan distintas. Te he contado todo y nada. No he parado de contarte cosas durante todo este tiempo, y puede que incluso sepas ya más de mí que yo. No es difícil, yo mismo me sorprendo mucho.

Y con todo lo que te he contado igual ya sabes cómo soy, o cómo no soy, que no es lo mismo, pero se parece. Bueno, eso sólo si me has escuchado. Sí, escuchado, porque me siento como esa voz en off en tu cabeza que, durante un ratito, te ha contado mis grandes verdades que parecen mentira.

A lo mejor has sabido ver lo que decía, cuándo lo decía y cómo lo decía. Has sabido leer entre líneas o darte cuenta de que lo que hay es lo que es.

Y he cambiado, lo sé. Te avisé, recuerda que te avisé, que no soy uno sólo, que hay muchos yos en mí. Pero lo que tengo claro es que me has ayudado mucho. Me has acompañado, me has escuchado, me has seguido por mis desvaríos mentales y me has regalo lo más valioso cuando he querido gritar de rabia: tu tiempo.

Me has seguido en mis saltos mortales, en mis idas de olla y en mis idas de España. Y estabas aquí a mi vuelta.

Lo confieso, me sorprendes. Me sorprende que me escuches, que me mires, que me busques, que quieras saber de mí. Me sorprendes a diario y en cualquier rincón y por muchos motivos.

¿Por qué lo haces? Muchas veces lo pienso y me da miedo preguntar. Miedo para que no te sientas mal conmigo y dejes de venir a verme, porque ahora ya te necesito. Lo siento, ya no me puedes dejar solo.

Porque haces que me asome, que te hable y te cuente. Porque no tiene sentido lo que yo hago si tú no estás ahí. Llegué a pensar que era yo el que controlaba esto. Ja. Sabes que no, y aún así sigues viniendo y me sigues sorprendiendo.

Me haces sonreír, sentirme bien con lo que hago, pensar que en este mundo de locos también tengo mi sitio. Que no soy un número, no soy uno más. Soy yo, soy Fer, soy al que vienes a ver y al que le dedicas un ratito.

Gracias

Anuncios